Un lugar para la Industria Veterinaria.

NOTICIAS

Veterinarios realizan la primera eutanasia a un calderón en alta mar

Publicado el: 03 de Abril de 2019

El equipo de veterinarios procedente del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Tenerife realiza la primera eutanasia en alta mar de una hembra de calderón que tenía la aleta seccionada por un accidente con una embarcación

Los veterinarios del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre "La Tahonilla", en Santa Cruz de Tenerife, realizan la que consideran la primera eutanasia en alta mar de una hembra de calderón que fue avistada con una aleta seccionada debido a una colisión con la hélice de una embarcación.

El animal fue avistado en el mar, a la altura del municipio de Adeje, y por su edad todavía estaba acompañado de su madre, aunque su manada ya lo había abandonado a causa de la gravedad de sus heridas.

Santiago Mayans, veterinario de "La Tahonilla", coordinó esta intervención junto al Instituto de Sanidad Animal y Calidad Alimentaria (IUSA) de la Universidad de Las Palmas (ULPGC), señalando que practicar una eutanasia en el mar y en esas condiciones "es complicado", puesto que hay que cumplir un protocolo y hacerlo de una forma "indolora" para que el animal no sufra.

"La eutanasia tenía que practicarse en el mar ya que era inviable trasladar al animal sin una sedación previa", explica Mayans, que remarcó en que en todo momento se procuró que la intervención fuese "humanitaria".

vaquita marina

Por ello, el equipo responsable de la operación tuvo que capturar al animal con una red, en una maniobra calificada por Mayans como "nada fácil", para después proceder a sedarlo hasta su muerte. Y es que las lesiones eran extremadamente graves e "inviables con la vida", según apuntan los veterinarios, quienes hacen hincapié en que el animal no habría podido sobrevivir "bajo ninguna condición", ni siquiera en un acuario porque "sería cruel" que, en ese estado, dependiese de los humanos.

Finalmente el cadáver del animal fue trasladado por el equipo experto del IUSA para realizarle una necropsia, que concluyó que la aleta fue seccionada a causa de un traumatismo muy severo que produjo dicha fractura, valorando como la causa más probable la de una hélice de una embarcación.

Sobre la muerte del animal, el veterinario ha querido aclarar que está seguro de que en el suceso no está implicada ninguna de las entidades que conforman la plataforma de empresarios de avistamiento de cetáceos y que están incluidos en la carta de calidad del Cabildo de Tenerife. "Nadie sabe quién pudo colisionar con el animal pero lo más probable es que fuera una persona ajena a esta actividad o una embarcación pirata".

A este respecto, el consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife, José Antonio Valbuena, le pide al Gobierno de Canarias que legisle "de forma urgente" la regulación para los avistamientos de cetáceos, indicando que "no se trata solo de la imagen que damos al turismo sino de una cuestión de respeto hacia los derechos que tiene la población de cetáceos de Canarias".

FUENTE: Animals Health