Un lugar para la Industria Veterinaria.

NOTICIAS

Los exoesqueletos del asesino de Malasia

Publicado el: 19 de Marzo de 2019

Te presentamos a Acanthaspis petax, mejor conocido como el asesino de Malasia, es un miembro de la familia Reduviidae, nativo de Malasia. Es una especie de invertebrado artrópodo del orden de los hemípteros. Además, es una de las varias especies del género Acanthaspis. Fue descrito por primera vez por el entomólogo sueco, especialista en hemípteros, Carl Stål en el año de 1865.

Es un bicho de pequeño con una longitud que no supera el centímetro de longitud (0.4 pulgadas).

EL RITUAL MACABRO DEL ASESINO DE MALASIA



Este es un insecto sigiloso y depredador, que al igual que otros insectos asesinos, caza a su presa perforándola con su probóscide apéndice tubular u órgano bucal que succiona, situado en la cabeza de un animal, inyectando saliva inductora de parálisis y una enzima que disuelve el tejido y luego succiona las entrañas.

El asesino de Malasia tiene un ritual macabro, una vez termina su cena, adhiere los exoesqueletos de sus víctimas en la espalda, como una ropa protectora. Este animal puede transportar hasta 20 hormigas muertas a la vez, las une con una excreción pegajosa.

Durante años, los científicos han debatido el por qué de este comportamiento inusual. Este insecto caza diferentes de presas, pero al parecer únicamente apila cuerpos de hormigas en su espalda. Algunos sugirieron que los cadáveres pueden proporcionar camuflaje olfativo cuando cazan, mientras que otros piensan que el montículo de cuerpos podría usarse como una distracción visual para las criaturas más grandes que cazan el insecto asesino, como las arañas saltadoras.

asesino de malasi

INTELIGENTE Y SIGILOSO



Durante la noche se mueven con cautela, imitan las sutilezas de las hojas que se mueven cuando el aire las agita, pero sin hacer ruido. Con sus antenas, perciben sus presas desprevenidas y se colocan en posición. Con precisión, empala al objetivo y lo agarra con sus patas delanteras. Entre 3 y 5 segundos, la víctima queda inmovilizada por el veneno. En 15 segundos, la presa está completamente indefensa cuando el insecto asesino comienza a bombear enzimas digestivas en el cuerpo de la presa. A esto se le conoce como el proceso de alimentación de absorber las entrañas del insecto.

Tal vez sus víctimas sean una armadura o trofeos de guerra.

FUENTE: Muy interesante